En la ultima entrada hablamos sobre lo que significaba la potencia, en su aplicación a la producción y sobretodo transmisión de ideas, de cara a convencer a los demás o proponer nuevas formas de trabajar o convivir en cualquier organización o sistema. Ahora necesitamos indagar en los factores que nos pueden ayudar a que el «agua llegue a su cauce»
¿Por qué cuando tenemos ideas unas veces pasan de nosotros y otras nos las compran sin pensarlo? Llevo un tiempo pensado en lo que hace que una idea tenga potencia. Cuando digo potencia, me refiero a capacidad de penetrar en la otra persona, en las personas que están reunidas contigo en algún momento, en tu pareja cuando la escucha...