Logo Perceptians

¿Por qué algunos jefes cargan contra sus equipos?

Acoso laboral y desplazamiento de la culpa

Todos hemos vivido situaciones en las que una persona carga contra su equipo sin necesidad o justificación. Aunque nunca está justificado, esto tiene una explicación evolutiva.

Existe un proceso social en muchas comunidades de animales y, sobre todo, en especies de macacos y antropoides. El objetivo: mantener el equilibrio.

Todos hemos vivido situaciones en las que un jefe o jefa ha cargado contra nosotros sin tener nosotros la culpa y solo por desviar cierto sufrimiento o estrés propio. Y sino un jefe o una jefa, cualquier persona en el ámbito social. Y, ¿porqué se sucede este fenómeno?

No somos los únicos seres que pasan estrés en su día a día social (en nuestro caso, también profesional). Esto también sucede en comunidades de macacos como los papiones, según Frans de Waal. Si existen escalas o jerarquías sociales, este proceso siempre está presente.

Para este primatólogo, el proceso social de cargar contra otros nuestro propio estrés es un mecanismo social necesario para mantener a una comunidad en equilibrio.

¿Cómo se llama este proceso social?

Llamamos a este proceso social desplazamiento de la carga o desplazamiento de la culpa. Y se produce cuando personas o miembros de una comunidad ejercen ciertos comportamientos agresivos o desvían parte de su culpa o estrés a otros miembros del mismo ámbito.

Se utiliza la figura de que se denomina “chivo expiatorio”, algo que existe en la mayoría de religiones como fruto de la necesidad de derivar los pecados. La biblia dice: “Cordero de dios, que quita el pecado del mundo”, Juan (1:29). Como una forma de decir que es un sacrificio para cargar con la culpa de los pecadores. 

¿Qué utilidad evolutiva tiene este proceso social? Dos son las utilidades en los grupos de macacos.

Por un lado, mantiene unidos a los perfiles de poder o dominantes. Es decir, todos se ponen de acuerdo en “derivar” su estrés e infligir daño a ciertos miembros más débiles. No siempre tienen que ser las líneas más bajas, pero suele ser el objetivo más atacado.

Por otro lado, esa liberación de estrés mantiene a los machos más tranquilos. Pues las “cabezas de turco” permiten descargar el estrés que por carecer de otros mecanismos los macacos no pueden estabilizar de otra forma.

¿Qué podemos hacer para evitar este fenómeno en una empresa?

1. MÍRATE A TI MISMO/A:  analiza bien si estamos desviando cierto estrés o culpa a otros miembros. Un ejercicio de autocrítica y autoconsciencia es necesario para detectar si nosotros mismos no tenemos algún “chivo expiatorio”.

Aunque creas que tú no estás desviando cierto estrés, puede que lo estés haciendo.

2. PROTOCOLOS DE ACOSO: observar bien y tener protocolos de acoso laboral para prevenir este fenómeno dentro de los equipos y, sobre todo, de managers a equipos.

Esto puede ser motivo de bajas laborales o de procesos judiciales si no lo controlas.

3. MEJORA LA GESTIÓN DEL ESTRÉS: si este fenómeno se produce, es por una falta de gestión del estrés por parte de los managers.  Puede que haya demasiado estrés en la organización, o puede que ellos tengan pocas herramientas para mejorar su propia gestión del estrés.

4. FORMACIÓN EN INTELIGENCIA EMOCIONAL: va a ayudar a tus managers o a ti mismo a mejorar la gestión del estrés, que es una emoción o un proceso fisiológico que necesita de gestión corporal.

Una de las competencias emocionales que vimos es el manejo emocional, y tiene que ver con esta gestión interna de las propias emociones. El autocontrol.

¿Te ha servido este post? Espero que sí!

Nos vemos en la acción, 😉

¿Te ha parecido enfocado práctico organizativo este post?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

4/5

También puedes compartirlo

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *